Asclepios

Beneficios del ejercicio:

La falta de actividad física es responsable de una de cada diez muertes en todo el
mundo. La falta de ejercicio físico mata tanto como el tabaquismo o la obesidad,
según un estudio publicado por la revista británica The Lancet en julio de 2012.

LAS MARAVILLAS DEL EJERCICIO: EL MOVIMIENTO ES VIDA
“No se puede hablar de salud sin ejercicio físico”

Incorpora la actividad física regular a tu vida, es mejor si la haces al aire libre !!!

Trate de hacer una actividad física que disfrute, para que pueda seguir con ella.
Idealmente, debería programar alguna actividad física moderada de 4 a 5 veces a la
semana durante al menos 30 minutos. Siempre que esta actividad requiera un poco
más de lo habitual en tus músculos, tu respiración y tu corazón.

El ser humano en el mundo occidental de hoy no realiza ni una décima parte del
ejercicio físico que sus antepasados ​​estaban obligados a realizar. A principios del
siglo pasado, cortar leña, buscar agua, caminar para moverse, lavar la ropa a mano,
asegurar la producción de alimentos… eran tareas cotidianas. Hoy en día, la mayoría
de los hombres y mujeres modernos pasamos el tiempo sentados frente a una
computadora. Y para el resto, basta con tocar un botón para estar caliente, frío, subir
o bajar, lavar ropa, tener comida, etc. Sin embargo, los humanos fueron
programados genéticamente en tiempos prehistóricos y solo aquellos que estaban
mejor equipados para acumular grasa en tiempos de hambruna sobrevivió. Somos
los herederos genéticos de aquellos individuos programados para ganar peso con
facilidad, pero ya no cazamos, ni nos vemos obligados a correr en el bosque. ¡El
resultado es que nuestro estilo de vida sedentario literalmente nos mata!

El Dr. Joseph Mercola afirma: “Incluso si tienes la dieta más saludable del mundo,
debes hacer ejercicio para lograr los niveles más altos de salud y debes hacerlo de
manera eficiente, lo que significa que debes incluir más que ejercicios básicos en tu
rutina. entrenamiento de fuerza, entrenamiento de fuerza y ​​estiramiento, pero
también actividades de alta intensidad que idealmente debería alternar. El
entrenamiento de alta intensidad a intervalos cortos aumenta la hormona del
crecimiento humano (HGH) cuya producción es esencial para una salud, fuerza y
​​resistencia óptimas “.

Beneficios del ejercicio:
El ejercicio físico regular mejora todas las funciones metabólicas del cuerpo del
organismo, reenergizándolo y aumentando sus reservas energéticas.
Permite la oxigenación del organismo.
Estimula la digestión mediante el automasaje de los órganos implicados.

Tonifica el corazón (acelera los latidos del corazón, pero con menor presión
(contracciones) del corazón); (Acelera la frecuencia cardíaca pero con menos
presión – contracciones – para el corazón) y reduce la presión arterial.
Mejora la capacidad pulmonar y optimiza el intercambio de gases a nivel celular y
optimiza el intercambio de gases entre nuestras células (nuestras células respiran).
Optimiza la circulación sanguínea, beneficiando el sistema de retorno venoso a
través del movimiento del diafragma.
Detiene la acidificación de los tejidos activando todos los órganos de depuración (la
depuración del organismo mediante la transpiración se multiplica por 6).
Aumenta la fuerza muscular, la densidad mineral de los huesos y fortalece los
tendones y ligamentos. Menos masa muscular generalmente significa menos fuerza,
movilidad, flexibilidad y, en las personas mayores, independencia. También se ha
relacionado con la mortalidad prematura.
Actúa a favor del sistema inmunológico, la bilis, el hígado.
Oxigena el cerebro impulsando la función cerebral. Las investigaciones revelan que
el ejercicio físico estimula al cerebro a trabajar a su capacidad óptima, lo que hace
que las células nerviosas se multipliquen y fortalezcan sus interconexiones,
protegiéndolas así de daños. Las pruebas de laboratorio en animales han
demostrado que cuando hacen ejercicio, sus células nerviosas liberan proteínas
conocidas como factores neurotróficos. Uno en particular, llamado Factor
neurotrópico derivado del cerebro, o BDNF para abreviar, desencadena la liberación
de numerosos químicos que promueven la salud neuronal. También reduce el riesgo
de enfermedades cardíacas y de los vasos sanguíneos que pueden afectar la función
cerebral.
El ejercicio te hace más inteligente. El ejercicio físico estimula la neurogénesis, un
hallazgo confirmado por investigaciones recientes. Esta neurogénesis parece ser
totalmente encomiable, ya que ocurre principalmente en el hipocampo, una parte
del cerebro asociada con la memoria y el pensamiento. Los roedores que se han
ejercitado y que tienen cerebros repletos de nuevas neuronas tienden a puntuar
bien en las pruebas de memoria y cognición, lo que contribuye al desarrollo de una
mayor capacidad de aprendizaje, con la desaceleración o reparación de
enfermedades neuronales. Esto podría conducir a nuevos tratamientos para
personas con enfermedad de Alzheimer, enfermedad de Parkinson o lesión de la
médula espinal. “Nuestros resultados indican que el ejercicio vigoroso no es
necesario para proteger su mente, la simple caminata u otra actividad ligera se
habría sumado esencialmente a cinco años de mejor capacidad intelectual. Si
pudiéramos registrar el inicio de la demencia a los 5,

Combate el estrés y relaja la mente mediante la producción de serotonina y
norepinefrina. Es secr
Es un tratamiento muy beneficioso contra la ansiedad, al ayudar a equilibrar el
sistema nervioso.
Secretos de endorfinas que activan el mecanismo natural del placer, actuando, por
tanto, contra la depresión. El ejercicio físico es único en el sentido de que segrega no
sólo hormonas para “sentirse bien”, como la serotonina y las endorfinas en el
cerebro, sino también la dopamina, un neurotransmisor implicado en la regulación
del estado de ánimo. La actividad física ayuda a resistir la depresión ya que no solo
elimina la ansiedad sino que también actúa sobre la fatiga. Somos como una batería:
el movimiento nos carga y la inactividad nos descarga.
El ejercicio físico te ayuda a sentirte bien, fuerte, lleno de vida, lo que ayuda a
mejorar tu autoestima.
Los ejercicios físicos aumentan la libido.
Practicado regularmente, el ejercicio físico aumenta la duración del sueño profundo
en aproximadamente un 20%: ¡ el sueño que permite que el cuerpo se regenere!
El ejercicio previene la diabetes tipo 2 ayudando a aumentar el nivel de cromo en los
tejidos y mejorando la capacidad del cuerpo para utilizar la insulina disponible.
Además, cuanto mayor es la masa muscular, menor es la cantidad de insulina
necesaria para transportar la glucosa desde la sangre a los tejidos.
El ejercicio con pesas o resistencia aumenta la masa muscular. Dado que el músculo
requiere más calorías que la grasa, el resultado es un aumento de la tasa metabólica
(metabolismo basal). En otras palabras, se queman más calorías, lo que facilita la
pérdida de peso.
También recomendamos el consumo de mariscos: ostras (con alto contenido en
zinc), mejillones, algas (fuente muy importante de oligoelementos y minerales),
también de comida japonesa, como sushi o sashimi, o algunos platos libaneses como
hummus, caviar de berenjena. o el plato de pepino y yogur.
Afecta el sistema endocrino y la tasa de prostaglandinas mediante la reducción del
colesterol malo.
El ejercicio físico previene y aumenta la vida de los pacientes con cáncer
dependientes de hormonas. La explicación es simple: el ejercicio físico reduce la
cantidad de grasa donde se desarrollan los estrógenos, estas sustancias estimulan la
producción de células cancerosas. El ejercicio físico ayuda a equilibrar los niveles de
estrógenos en sangre, previniendo el síndrome premenstrual y enfermedades como
la endometriosis.

La actividad física posee propiedades ateroprotectoras. El ejercicio previene el
desarrollo de placas e induce la regresión de la estenosis coronaria. Además,
estudios experimentales han revelado que el ejercicio previene la conversión de
placas en un fenotipo vulnerable, evitando así la aparición de lesiones fatales.
El ejercicio ayuda a prevenir enfermedades como la obesidad, los infartos, los
accidentes cerebrovasculares, la osteoporosis, la diabetes y el cáncer. como ataques
cardíacos, accidentes cerebrovasculares, osteoporosis, diabetes y cáncer. Tan solo
30 minutos de ejercicio moderado (como caminar) al día pueden reducir el riesgo de
estas enfermedades.
La actividad física regular puede aumentar la esperanza de vida de la población
mundial en un 0,68% anual. El Dr. I-Min Lee de la Facultad de Medicina de Harvard
en Boston explica que entre el 6 y el 10% de las cuatro enfermedades no
transmisibles (cardiovascular, diabetes tipo 2, cáncer de mama y colon) están
asociadas con la falta de práctica de menos de 150 minutos de actividad física por
semana.
En resumen, ¡el ejercicio aumenta la resistencia, la fuerza, la vitalidad, la salud, la
belleza, la función cerebral y la longevidad al mantener nuestra edad bajo control!
Marisia Jiménez ND

Consejos para dormir mejor
La privación del sueño y el insomnio afecta negativamente el sistema inmunológico
disminuyendo en un 30% la actividad de las células T NK (asesinas naturales). Estas
células T NK son responsables de destruir las células cancerosas o infectadas en
nuestro cuerpo y su existencia es limitada. Según varios estudios, la privación del
sueño y el insomnio duplican el riesgo de obesidad y aumenta el riesgo de
enfermedades del corazón también.

Un sueño de buena calidad es importante para la salud, para el sistema
inmunológico y para retrasar el envejecimiento. La discapacidad producida por la
falta de sueño es equivalente a la intoxicación por alcohol.

El sueño es en gran parte un hábito. También es un comportamiento aprendido. Esto
significa que puede entrenar su mente y cuerpo para volver al hábito de dormir
bien. Pero se necesita práctica.

El acondicionamiento del sueño tiene más éxito si sigue estos pasos
constantemente:

Acostarse y despertarse a la misma hora todos los días: La disciplina de salud
oriental conocida como Ayurveda reconoce y valora los diferentes ciclos biológicos
durante el día.
Según el Ayurveda, los ciclos progresan en seis unidades de cuatro horas,
comenzando con el despertar a las 6:00 am e idealmente programado para la hora
de acostarse a las 10 pm. Este patrón permite ocho horas de sueño y se dice que está
en armonía con la actividad del cuerpo y la mente humana (reloj biológico). Si no
puede dormir hasta altas horas de la noche, reinicie su ciclo durmiendo entre 15 y
30 minutos antes cada dos o tres días.

Si no puede dormir hasta altas horas de la madrugada, reinicie su ciclo yendo a la
cama de 15 a 30 minutos antes cada dos o tres días. Cree un ambiente tranquilo para
dormir: No debe haber ruido, televisión, computadoras o teléfonos celulares. Lo más
importante: oscuridad. Su reloj despertador no debe brillar, la luz no debe brillar
debajo de la puerta.
No sobreestimule: Evite ver las noticias en la televisión, navegar por Internet en
nuevos sitios o responder correos electrónicos relacionados con el trabajo antes de
acostarse. Evite imágenes perturbadoras y eventos actuales o correos electrónicos
de trabajo molestos que pueden agitar su mente y hacer que sea mucho más difícil
conciliar el sueño. Evite las comidas pesadas a altas horas de la noche.
Evite el alcohol a última hora de la tarde y la noche. El alcohol puede ayudarlo a
conciliar el sueño, pero puede interrumpir su sueño por la noche.
Si fuma, deje de hacerlo. Si no va a dejar de fumar, evite la nicotina al final de la
tarde y la noche.
Evite la cafeína a última hora de la tarde y la noche. El efecto de la cafeína alcanza su
punto máximo de 1 a 4 horas después de su consumo y puede ejercer su efecto
estimulante hasta por 7 horas.
No se exceda en la ingesta de líquidos durante la noche : la necesidad de orinar es
una razón común para despertarse durante la noche. Trate de reducir la ingesta de
líquidos dos horas antes de acostarse.

Haga ejercicio con regularidad El ejercicio mejora la calidad del sueño,
especialmente entre las personas mayores. Evite el ejercicio vigoroso 2 horas antes
de dormir.
Use aromaterapia: ciertos aromas pueden ayudar, los aceites esenciales calmantes
tendrán un efecto calmante en el cuerpo. Aunque los gustos varían de persona a
persona, algunos aceites que parecen efectivos incluyen lavanda, jazmín, geranio y
mejorana. Puede colocar de cinco a ocho gotas en un baño antes de acostarse, o
comprar un difusor de esencias y dejar que la esencia fluya por el aire. También
puedes masajear tu cara con unas gotas o poner unas gotas en tu almohada antes de
dormir.
Establezca una rutina relajante antes de acostarse, como tomar un baño caliente (si
siente un poco de dolor, agregue media taza de sales de Epson, sulfato de magnesio,
al agua, más una cantidad igual de bicarbonato de sodio). Lea o medite, esto le
permitirá que te relajes y envíes una señal al cerebro de que es hora de dormir.
Desarrolle un mantra de sueño: un mantra es un patrón mental en el que
concentrarse. Intenta conjurar uno antes de acostarte. Un mantra no tiene por qué
ser verbal. Puede utilizar una imagen, un pensamiento o un sentimiento. La idea es
hacer que tu mente se concentre en una sola cosa para silenciarla. A algunas
personas les gusta la frase “Estoy muy feliz de estar en la cama y descansar”, y otras
pueden crear una imagen encantadora de un lugar donde nadie puede molestarlos.
Si puede crear un mantra de sueño con éxito, eventualmente otros pensamientos
intrusivos se disiparán y puede derivar hacia el sueño. Con la práctica, puede
volverse tan bueno que puede quedarse dormido casi inmediatamente después de
evocar el mantra de sus sueños.
Dieta: Incluya en su dieta con mayor frecuencia lechuga, plátano, manzana, queso
fresco, pavo, cereales integrales, lentejas, aguacate y pescado. Todos estos alimentos
tienen un aminoácido esencial llamado triptófano que sirve como precursor de la
serotonina, un neurotransmisor que ayuda al cuerpo a regular los patrones de
sueño, el estado de ánimo y el apetito.
Los ejercicios físicos aumentan la libido.
No te vayas a la cama enojado: si estás enojado con tu pareja, habla. No se lleve la ira
a la cama. Acostarse en la cama guisándose en sus propios jugos activará su sistema
inmunológico y esto evitará que se quede dormido.
Si no se duerme en 30 minutos, levántese y haga algo relajante como escuchar
música suave o leer un libro. No te obsesiones con el sueño. Cuanto más se
preocupe, más difícil le resultará relajarse y conciliar el sueño.
Marisia Jiménez ND

Categorías
Archivos