Asclepios

The detox tao de Daniel Reid

Vuelve a la sencillez de comer. Come con humanidad, con gratitud y respeto Intenta comer con la conciencia de que estás ingiriendo vida para seguir viviendo. Restablezca una conexión con la comida que está comiendo. Observa qué alimentos llaman tu atención y luego entran en contacto con ellos. Obsérvelos, tóquelos, siéntelos, huelalos y finalmente pruébelos. Haga de los alimentos integrales en su estado natural una prioridad en su dieta. Evite todos los alimentos procesados, refinados, enlatados y comidas rápidas. La naturaleza ha pasado más de 4,5 mil millones de años implementando la continua formulación dinámica de estos tónicos para la salud. El hombre nunca podrá articular esta complejidad y la naturaleza mantendrá sus secretos. Sin embargo, la naturaleza nos da el producto final de esta alquimia gratis! Los alimentos integrales en su estado natural cumplen y exceden las recomendaciones de los expertos en nutrición. Por el contrario, los alimentos industrialmente refinados están contaminados con pesticidas venenosos y conservantes alterados químicamente con sabores artificiales y agentes colorantes, también se encuentran desnaturalizados por la irradiación y la modificación genética. Consuma alimentos locales, frescos y de temporada: almacenar y transportar alimentos reduce sus nutrientes. Un verdadero alimento es aquel que puede cultivar y cuidar usted mismo. Debe elegir alimentos nativos de su hábitat local. La integridad de la comida se origina en el entorno local, el conjunto disuelve el esfuerzo y la naturaleza hará todo el trabajo. Coma alimentos orgánicos, silvestres o crudos, similares a los silvestres: ¡ Cuanto más conectado esté un alimento con la naturaleza, más rico será en nutrientes! Los alimentos que provienen de plantas silvestres tienden a tener micronutrientes más complejos que actúan como defensas contra los patógenos de las plantas. La alimentación de los animales salvajes se basa en plantas silvestres, que suelen ser más delgadas, tener más energía y ser más felices. Maximice la diversidad. La diversidad es una característica de los ecosistemas saludables, por lo que comer dentro de un ecosistema saludable conduce naturalmente a comer una amplia variedad de alimentos. En los tiempos modernos, la mayoría de nosotros comemos una variedad limitada de alimentos frescos. Es por eso que nuestra recomendación es que vaya a las ferias de agricultores locales orgánicos, donde encontrará una variedad de verduras y frutas raras, y las pruebe. Las poblaciones indígenas suelen identificar y consumir más de 200 plantas comestibles diferentes en su hábitat local. Come más plantas que animales. Es la proporción de la naturaleza. En la mayoría de los ecosistemas y bio-regiones, hay más plantas que animales. Deja que tu plato sea el mismo. Utilice su sabiduría somática para elegir sus alimentos. ¿Cómo decidimos qué alimentos comer de una amplia variedad que están fuertemente influenciados por hábitos o vacíos emocionales? Tomar cada vez más conciencia de lo que nos pide nuestro cuerpo sin permitir que la mente nos distraiga. Nuestra fisiología y sabiduría somática evolucionaron conjuntamente con las plantas. Los millones de años de interacciones entre la fisiología humana y las plantas han producido una sabiduría que supera con creces nuestro conocimiento científico y refleja las necesidades del momento presente. Esto también incluye el impulso del hambre. El hambre y la saciedad son guías confiables que no nos fallarán cuando comemos alimentos de la naturaleza. Los alimentos integrales en su estado natural se llenan fácilmente, por lo que es difícil comer en exceso. Tómate tu tiempo para comer, hazlo con placer y calma, masticando bien la comida y saboreándola. Comienza cada comida con una ensalada de hojas verdes a la que puedes agregar todo tipo de brotes (¡ricos en aminoácidos y excelentes proveedores de enzimas!). Las enzimas son catalizadores de reacciones químicas y están involucradas en todas las funciones vitales del cuerpo. El saludable promedio debe contener 20% -30% de proteína, 30% -35% de carbohidratos (principalmente frutas y verduras con una pequeña cantidad de granos integrales) y 30% -40% de grasa, incluidos los ácidos grasos esenciales poliinsaturados Omega-3, Ácidos grasos monoinsaturados omega-9, grasas saturadas y una pequeña cantidad de ácidos grasos omega-6. Al contrario de lo que nos viene diciendo la “comunidad médica”, todas las grasas son buenas a excepción de las grasas Omega-6, que son proinflamatorias y se consumen en exceso en la dieta occidental ya que están escondidas en panaderías y pasteles. incluidos los aceites vegetales procesados ​​industrialmente (hidrogenados) que conducen a grasas trans, y deben evitarse por todos los medios. El pescado de aguas profundas es una buena opción para la proteína animal debido a su alto contenido de ácidos grasos esenciales Omega-3,Principalmente aquellos peces pequeños que inician la cadena alimentaria y que por ello no están tan contaminados con metales pesados. Se trata de sardinas, arenques, salmón salvaje o bacalao negro, pez mantequilla, anchoas o truchas. Come pescado salvaje, no pescado de piscifactoría. Si no come suficiente pescado, puede obtener los ácidos grasos omega-3 esenciales del aguacate, las aceitunas negras, la chía, las nueces y la linaza. Se pueden agregar nueces (avellanas, almendras y semillas de girasol o calabaza) a sus cereales de desayuno o ensaladas. Los ácidos grasos omega-3 son de gran beneficio para la salud (cerebro, neurotransmisores, corazón, arterias, hígado, piel, vista -gracias a su acción sobre la retina, etc. Contribuyen al equilibrio emocional al reducir la agresividad, combatir la depresión y aliviar los dolores de cabeza También tienen importantes propiedades antiinflamatorias que contribuyen a la prevención de muchas enfermedades. La carne se obtiene mejor y se consume mejor cuando tiene un “Certificado de trato humano” o “Carne 100% alimentada con pasto”, pollo de corral y pavos libres de jaulas. Reducir el consumo de alimentos ácidos: naranja, mango verde, cas, kiwi, fresas y otras frutas ácidas, vinagre, chocolate con leche, té negro, café, salsa de tomate (ketchup), mostaza, encurtidos, vino blanco. También minimice los alimentos que requieren una producción excesiva de ácido clorhídrico para la digestión (azúcar y harinas refinadas, panadería y confitería industrial, carnes rojas, salchichas, refrescos, exceso de legumbres (frijoles, lentejas, guisantes y garbanzos). La enfermedad prospera en un ambiente ácido. Incrementar el consumo de alimentos alcalinizantes: vegetales en general, plátano, aguacate, papaya, pera, almendras, camote, papa, maíz no modificado genéticamente. Cocine al vapor y guisado para conservar los nutrientes de los alimentos. Use sal marina sin refinar para cocinar. La sal marina sin refinar contiene cloruro de sodio, yodo, magnesio y prácticamente todos los oligoelementos. Tenga cuidado con el fluoruro agregado a la sal refinada. También se recomienda la sal del Himalaya o cualquier otra sal en su estado natural. Cocine solo con aceite de oliva extraído en frío, aceite de semilla de uva o aceite de coco. Estos aceites resisten las altas temperaturas sin perder su valor nutricional y sin desnaturalizarse (pasando de grasas cis a trans que el organismo no puede metabolizar). Minimice la fritura de sus alimentos y utilice los aceites crudos anteriores en sus ensaladas y verduras; manténgalos refrigerados o en un lugar oscuro para evitar la oxidación. El aceite de oliva tiene propiedades antioxidantes y anticancerígenas, favorece la evacuación de la bilis, mejora el tránsito intestinal y ayuda a reducir el colesterol malo. Utilice muchas hierbas aromáticas y especias: tomillo, romero, jengibre, canela, cardamomo, clavo, cilantro, albahaca, estragón, perejil, laurel, cebollino, ajo y cebolla para condimentar y realzar el sabor de sus comidas. Estas hierbas y especias además de ser muy ricas en nutrientes, algunas tienen propiedades anticancerígenas. También contribuyen a una mejor digestión, ayudando a prevenir la putrefacción y fermentación de los alimentos en el tracto intestinal, lo que tiene un efecto favorable sobre el sistema inmunológico. También recomendamos el consumo de mariscos: ostras (con alto contenido en zinc), mejillones, algas (fuente muy importante de oligoelementos y minerales), también de comida japonesa, como sushi o sashimi, o algunos platos libaneses como hummus, caviar de berenjena. o el plato de pepino y yogur. Consume cereales integrales en cantidades limitadas.(quinua, amaranto, trigo sarraceno, arroz integral, centeno, mijo, salvado de avena). Los cereales integrales retienen todos sus nutrientes: su contenido en vitamina B interviene en el equilibrio del sistema nervioso y en una buena asimilación del azúcar. La fibra también mejora la digestión y afecta positivamente el metabolismo de las grasas al prevenir su acumulación en forma de tejido adiposo. Limite su consumo de trigo tanto como sea posible, el trigo moderno ha sido adulterado hasta tal punto que ha sido completamente transformado de su estructura genética prehistórica para convertirse en un veneno humano. El trigo moderno contiene una nueva proteína llamada gliadina que es un opiáceo. Esta proteína se une a los receptores de opiáceos en el cerebro y estimula el apetito de la mayoría de las personas, por lo que consumimos 440 calorías más al día, los 365 días del año. Según el Dr. William Davis, cardiólogo, autor y experto en trigo, miles de personas que abandonan el trigo están perdiendo 30, 80 y hasta 150 libras de peso. Los diabéticos mejoran; las personas con artritis experimentan un alivio significativo. Las personas se recuperan de piernas hinchadas, reflujo ácido, síndrome del intestino irritable, depresión, etc. ” Los cereales para el desayuno deben contener más fibra que gramos de azúcar. Deben ser naturales y sin conservantes. Elija, por ejemplo, cereales de Uncle Sam, Ezekiel u otras marcas similares. Reducir el consumo de productos lácteos que provocan alergias, flemas y problemas digestivos que afectan el equilibrio de la flora intestinal y favorecen el paso de moléculas indeseables al torrente sanguíneo. Prefiera los quesos de leche de cabra, oveja y almendra o avellana. La leche de vaca se ha relacionado con muchas enfermedades en niños y adultos, como fatiga crónica, anemia, diarrea, deficiencia de hierro, aterosclerosis, artritis, calambres, obesidad, todo tipo de alergias y problemas cardíacos. Agrega estos súper alimentos a tu dieta: Limón, Cúrcuma, Jengibre, Aceite de Coco, Chía o Limón (Cítricos): El limón es la fruta ácida y alcalinizante con mejores cualidades medicinales. Purifica la sangre. Es un agente antimicrobiano de amplio espectro contra infecciones bacterianas y fúngicas; es eficaz contra parásitos internos y gusanos, regula la presión arterial alta y es antidepresivo; combate el estrés y los trastornos nerviosos. Se dice que mata las células malignas de 12 tipos de cáncer, incluidos el de colon, mama, próstata, pulmón y páncreas. Cúrcuma (Curcuma Longa): La cúrcuma contiene curcumina, el polifenol identificado como su primer componente activo, que exhibe 150 propiedades terapéuticas potencialmente activas, incluidas propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y anticancerígenas. También es antiséptico, analgésico, eleva el sistema inmunológico, ayuda a mantener los niveles de colesterol y triglicéridos, promueve la salud digestiva, desintoxica el hígado, regula el metabolismo y controla el peso y la presión arterial, mejora la memoria y la función del cerebro aliviando los trastornos neurológicos, así como diversas afecciones de la piel. Agregar pimienta negra a la cúrcuma favorece mil veces la biodisponibilidad de la curcumina gracias a las propiedades de la piperina. ¡Mezclar cúrcuma con pimienta negra aumenta la absorción de cúrcuma en el cuerpo en un 2000 por ciento! Jengibre (Zingiber officinale): El jengibre es tónico, febrífugo (baja la fiebre), diaforético, antiemético (detiene los vómitos), antiespasmódico, antiflatulento, antiséptico, expectorante, estimulante circulatorio, afrodisíaco, antiinflamatorio estomacal, protector hepático y colagogo (facilita la secreción). de bilis), limita las enfermedades del mar y del transporte, alivia los resfriados y la tos. Es similar al estrógeno y también tiene un efecto beneficioso sobre la fertilidad, ya que aumenta el volumen de los espermatozoides y mejora la movilidad de los espermatozoides. Aceite de coco (Cocos Nucifera): el aceite de coco es un nutriente para el cerebro que incluso se asocia con la mejora de las capacidades cognitivas en pacientes con Alzheimer. Es muy eficaz en la curación de heridas y se ha utilizado para ello desde tiempos inmemoriales. Tiene propiedades antiinflamatorias, analgésicas y antifebriles. La leche de coco es un agente antiulceroso extremadamente eficaz. Investigaciones recientes han demostrado que el aceite de coco también tiene propiedades antifúngicas con gran susceptibilidad a Candida Albincans. Se ha demostrado que el aceite de coco reduce el estrés oxidativo en los huesos, lo que previene el daño estructural del hueso osteoporótico. Por último, el aceite de coco actúa como un excelente protector solar. Chía (Salvia Hispanica): la semilla de chía es muy nutritiva y equilibrante; Su contenido en Omega 3 ayuda a reducir el colesterol malo y los triglicéridos, refuerza los niveles de energía y favorece la concentración frente al déficit de atención. Ayuda a limpiar el sistema digestivo gracias al gel que se crea al remojarlo. Favorece la regeneración de los tejidos regulando la coagulación sanguínea. Contiene proteínas de alto valor biológico con todos los aminoácidos esenciales. Fortalece el sistema inmunológico. Tiene propiedades anticancerígenas y antidiabéticas, controlando los niveles de azúcar en sangre. Consuma frutas y verduras rojas y moradas, uvas negras, cerezas, remolacha. Todos ellos contienen polifenoles y antocianinas, además de vitamina C, poderosos antioxidantes que estimulan la formación de colágeno y contribuyen a la firmeza de la piel. También se dice que estas verduras y frutas están relacionadas con la prevención de mutaciones del ADN asociadas con la edad. Estos bioflavonoides también se encuentran en el té blanco o verde, las bayas (fresas) y el chocolate negro. También los arándanos, las cerezas y las frambuesas tienen la virtud de regular el nivel de glucosa en sangre. Prefiere huevos de granja. Evite el consumo de café, té negro y refrescos por su alto contenido en cafeína y sus efectos nocivos sobre el sistema nervioso. Al elegir jugos, busque los naturales sin azúcar agregada (por ejemplo, la mayoría de los jugos de arándano están demasiado endulzados). Los jugos también se pueden mezclar con agua para reducir la ingesta de azúcar y mejorar la hidratación. Tenga cuidado con los muchos nombres de edulcorantes de alta fructosa: jarabe de maíz, concentrado de jugo de frutas, melaza, miel, jugo de caña, etc. Beba 8 vasos de agua lo más pura posible al día. Filtra tu agua, no se recomienda beber agua del grifo, ni agua embotellada, que en algunos casos es peor que el agua del grifo que contiene cloro y una gran cantidad de otros químicos. Algunas ideas para darle sabor al agua: jugo de limón, tomillo, naranja orgánica o mandarina. Marisia Jiménez

Categorías
Archivos